viernes, 14 de noviembre de 2008

Un amor que pasa

Prendi un cigarro, y por un instante saboree algo dulce. Dicen, que cuando el cigarro tiene sabor dulce es que hay alguien que piensa en ti con mucho cariño. Me gustaría creer que eres tu. No se que esta pasando, pero me estoy arrepintiendo, no de lo que hemos vivido, sino de lo que estoy sintiendo. Aun una parte de mi se siente recelosa, como que no quiere creer que este pasando. Es muy intenso y a la vez demasiado irreal. Podría decirte que te amo, y no se sienten como sobras, como líneas seguidas de algún libreto. No se si será ese amor de “y vivieron felices para siempre” pero hay algo, de que lo hay, lo hay. Mientras escucho “kodoku” una canción del soundtrack de naruto shippudden, pienso en ti y escribo. Esto que llevo por dentro no quiere salir, pero a la vez si. En mi casa no permiten visitas, debías irte. No puedo dejarte pasar, al menos a mi casa no, ya lo de dejarte pasar a mi vida creo que no tiene remedio.

Lanzo un suspiro largo y profundo. Con el se van mis emociones, tristeza sobre todo. Confusión…amor.

No quiero buscarle una fecha de vencimiento a esto, no quiero saber cuando acabara, es mas, ya no deseo pensar que pasara, solo quiero…besarte…abrazarte…amarte con locura una vez mas en un sitio de muchas luces y estrellas.

El cigarro se consume…asi como yo…se consume con el tiempo, en la espera a que regreses por mi, y me seduzcas. Embriagame de este “amor” de locura y risas que nos unió sin querer ni desearlo. Se suponía que serias un alma taciturna, un “amor” que pasa…

2 comentarios:

YaneR dijo...

No se dé con la misma piedra. Desconozco el por qué él te terminó, pero espero que tenga una razon lógica-factible por haberlo hecho.

carly dijo...

es hombre. ninguno para mi tiene razon logica-factible...