jueves, 30 de abril de 2009

zsa zsa zsu

Te fuiste hace rato, luego de cerrar las puertas me he dispuesto a ver tele, y pensé en todo lo que hablamos esta tarde: pero sobre todo, del zsa zsa zsu.
He estado pensando en lo que te comente esta tarde acerca de la ultima relación que tuve, y aun no puedo creer los errores que cometemos las mujeres, por miedo a la soledad, por confundir costumbre con amor, por ese pánico a una relación nueva luego de haber derribado las barreras que nos impedían amar de nuevo, o confiar de nuevo y sin querer, me prive a mi misma de ese zsa zsa zsu.
Para los no conocedores de este termino, el zsa zsa zsu es esa cosquillita, las mariposas, lo inevitable que se nos hace no poder dejar de pensar en esa persona, que todo lo que vemos nos recuerda a el/ella, el amar intensamente sin saber en realidad que es el amor.
Yo por mi parte, creo haber sentido diferentes maneras de amar, hasta aprender en definitiva lo que es el amor realmente. Y lo mas cercano a eso, pues tu ya bien sabes quien es (aunque te provoque tirarme la botella en la cabeza) no fue el final lo que determino el amor; ese final solo dictamino la muerte de una era, y el comienzo de una nueva manera de amar…no hacia el, pero a fin de cuentas, todo tiene un comienzo y un final. Si me equivoque, claro está, con el y sobre todo con quien vino después de el, pero si yo dejara de equivocarme, dejara de aprender.
He vivido una dieta de amor desde entonces, no sólo porque lo he buscado en los lugares equivocados (y otros no tanto) sin embargo, me había privado de sentir, de sonreír, de vivir.
Desde su partida en mi vida, muchas cosas pasaron, cosas que me obligue a sentir cuando en realidad no tenia porque hacerlo. Hubo alguien sin embargo, ese alguien quien prefiero conservar su nombre en tinieblas, que me hizo sentir ese zsa zsa zsu. Y por un momento, un momento muy corto debo decir, el lo sintió también.
Mi zsa zsa zsu sin embargo, fue también corto, pero intenso.
Así haya sido una utopía…un sueño lejano, un poema no escrito, un boceto de canción, unas líneas de una escritora nómada y novata. Un zsa zsa zsu que me hizo soñar despierta, que me hizo desear unos labios como nunca antes había deseado jamás, que me importaba muy poco lo que pensara la gente, y que me hizo redescubrirme a mi misma. Un zsa zsa zsu, que me devolvió a la vida sin estar muerta realmente.
No quiero darle crédito teniendo que decir su nombre, y no se si alguna vez leerá estas líneas…y siendo quien es dudo que así lea estas líneas sepa que son para el. La verdad lo prefiero así, porque no se le puede decir nada a un hombre sin temor a alimentarle el ego, cuando lo único que quiero es expresar lo que siento. Pero ya que estoy en esto, terminare de decir lo que quiero:
Me hizo sentir, me hizo reír, me hizo llorar de alegría y también de tristeza…nunca antes escuche canciones con esta claridad, nunca esas canciones me sentí relacionada con ellas, no había dedicado jamás una canción, y se las dediqué a el. Fue cursi, romántico, melancólico, todo en un mismo ser. Me dio mi espacio sin desearlo. Fue perfecto sin siquiera esforzarse, aun cuando a veces pareciera que no existe un rastro de humanidad en el, y sea un poco malcriado, loco, necio, despistado, antipático, odioso tal vez… a él, es a quien hubiese deseado llegar a querer, de habérmelo permitido. Sólo eso fue…un zsa zsa zsu.
Aun cuando todo haya terminado, y de él lo único que me queda son recuerdos, sonrío al escribir éstas líneas de un despecho que ya transcurrió su momento…

2 comentarios:

YaneR dijo...

Este se convirtió en uno de mis favoritos... :)

carly dijo...

uno de los mios tambien...*o*