sábado, 28 de mayo de 2011

Hay cosas que por más que nos esforcemos no podemos simplemente ignorarlas...para mi es como querer tapar el sol con un dedo.
Entre otras cosas, una de ellas es aceptar que vivimos tiempos diferentes... Donde para ti la rebeldía esta a la orden del día, y la frustración en la mía.
Mientras el ronroneo de un ventilador de techo me acompaña, y una lágrima escapa de la tiranía de mi orgullo, pienso constantemente si es mi culpa que estés así a la defensiva,o si será por tu etapa tan infantil de no admitir las cosas que se hacen mal...
Es muy divertido (espero se entienda el sarcasmo en esa palabra) y es muy injusto (lease la dictaminante arrechera) que me veas sólo como una forma peo,y que tu paciencia y carácter para conmigo sea equitativo a cero.
Rabias como está son las que me hacen nacer el deseo por volver a fumar y tomar como una desmedida, hasta que José cuervo me borre tu nombre.
Y que hago...con toda esta frustración y tristeza que me invade? Porque a medida que escribo, la rabia se transforma en tristeza, desesperación y lentamente...en una decepción más a mi gran libro de experiencias.
No quieres comprenderme por más que lo intente. No habrá manzana y pera que valga para que entiendas de una vez por todas la persona que soy y lo que espero de ti.
Ciertamente por falta de comunicación no es porque soy capaz de aprenderme el idioma que tu hablas porque si no nos entendemos... Si no existe un feedback tiene que ser por algo! Me niego a ignorar el problema, estoy intentando de prevenir la muerte de este amor que siento por ti.
Y mientras las lágrimas corren y mi corazón busca la cura a este desamor, el sol se va a dormir...y los colores pintan la melancolía en el cielo, anunciando que ya viene la hora de las sombras.

2 comentarios:

Rosamar dijo...

Hola querida,
No sabes como me identifique con tus palabras. Hasta una lagrima rodo. Y si tambien en mi se han convertido en una triste melancolia. No quiero dejar morir este amor, pero el por su lado parece ser que se esfuerza en derrumbarlo todo. Esta matando la ultima esperanza que hay en mi. A fuerza tengo que dejar pasar la pagina, porque cuando no hay amor del otro lado es en vano los esfuerzos mios por luchar hasta el final. No puedo ni quiero reterlo a la fuerza. Quiero un amor libre y entregado a mi solamente. Quiero vivir plena y segura de su amor. Esta vez me toco sufrir por alguien que no aprecia todo el amor que le di y que le pude dar.

carly dijo...

Hacia mucho tiempo que no había podido entrar, y por ello no había admitido tu comentario.
A veces debemos aprender cuando alejarnos. Solo entonces podemos reconocer que lo que amamos, no necesariamente es lo que mejor nos conviene. Las mujeres somos entregadas, fuertes, y si nosotras no aprendemos a defendernos, nadie lo hará. Esos tiempos de capuleto y montesco donde se esperaba a un hombre con reluciente armadura ya pasaron.
Si el hombre no aprecia nuestros esfuerzos, tal vez es hora de (como bien dices) pasar la pagina. Seguramente hay un hombre allá afuera, que tal vez no le agrade de igual manera nuestras peleas (pero como esencia de mujer, la mayoría de las veces, no podemos evitar) y aun así, se mantendrá a tu lado.
A veces el amor no es suficiente para mantener viva una relación. Me tomo años y muchas lagrimas aprender eso.
Un abrazo y gracias por pasar. Siéntate, estas en tu casa :3