lunes, 11 de enero de 2010

Geek

Hace un tiempo, mucho tiempo la verdad, sali con cierto chico especial.
El era alto, atractivo, inteligente, simpatico...
Pero tenia un detalle...que no pude pasar por alto. El no llevaba su ego, su ego, lo llevaba a el...

Tenia esta mania de hacerte sentir miserable, solo porque no sabias palabras tan grandes como su boca, no se si lo hacia a proposito, pero odiaba su falta de humildad.

Se jactaba de saber mucho, e ironicamente fue una de las cosas que me llamo la atencion de el...su inteligencia, su sonrisa cuando lo escuchaba atentamente y con tanta admiracion. Y es que en verdad era asi, lo admiraba mucho. Solo le faltaba que me dijera que tocaba asi fuera una pandereta, pero con eso ya me hubiese enamorado completamente.

Con el tiempo, queria que se sintiera orgulloso de mi. Leia a escondidas esos libros que siempre ignore, investigaba por las noches enlaces de google cosas como las teorias de freud, que demonios era schrödinguer y que coño le pasaba a su gato, cual es el peo con el presidente fox? no es chavez! de que se quejaban? entre otras tantas cosas...

Sin embargo, no me hablaba de nada. Todas las conversaciones que tenia conmigo eran banales, y aunque me divertian, sentia que no me tenia fe. Era como si no confiara en que yo tuviera algo que decir, o tal vez no queria hacerme sentir menos porque el jugaba a "saberlo todo".

Me dio tanta tristeza que preferia hablar con personas completamente insignificantes pero que le jalaban mecate, tambien hablaba con sus compañeros de clases, pero no conmigo...yo solo servia para cosas basicas...ni siquiera para las cosas que teniamos en comun me hablaba. Comence a molestarme, y por un segundo llegue a pensar que yo no daba la talla, el me hacia sentir como si el fuera un agente de wall street y yo una vulgar hippie. Recuerdo una vez le pregunte sobre algo (creo que era sobre un parque nacional) y no sabia donde estaba, y me respondio con cinismo "google mami, google ayuda". Lo odie.

Llego el dia en que no soporte mas. Le dije:

Si lo que quieres es que sea como esas amiguitas tuyas, que su corazon es vacio, y sus cabezas rellenas con goma espuma, marihuana y alcohol pero que les gusta fingir que conocen sobre tus mismos temas,; si deseas que me mantenga las 24 horas sentada ante una pc y las fibras de mi sofa succionen mi vida; que sea algo que no soy lo lamento...no podre ayudarte. Me gustaria que me incluyeras en tu vida, pero aparentemente segun tu tengo la capacidad de razonamiento de un mapache y sencillamente no soy digna de siquiera fingir que te entiendo cuando me hablas. Segun tu no tengo nada bueno que pensar ni que decir, y en vez de ayudarme a evolucionar solo te gusta jactarte como ser superior.

Por primera vez...no tuvo nada que decirme.

Hoy dia, todavia me pregunto si eso fue bueno o malo.

Seguramente ha de estar con una cabeza hueca, y el quizas sigue mirando hacia los lados, a ver si la "mujer de su vida" le pasa cerca.

Por mi parte, ya llegara uno que ame mis pasiones, mis ideales, me escuchara atentamente lo que tengo que decir, y yo solo anhelo que el me diga:

"No estoy del todo de acuerdo, pero te dire porque..."

Porque es asi, como los lazos emocionales se hacen mas fuertes: amando, peleando, debatiendo, conociendonos.


3 comentarios:

Myself dijo...

por alli tengo un post engavetado... de algo como este, si lo termino.. lo veras

LaMorocha dijo...

Y es que me hiciste recordar esos días que me enamoré de aquel muchacho erudito y con humor negro que pronunciaba hermosamente el inglés y yo no sabía un có. Pasaba con el diccionario larousse inglés-español lo que pasa Huguito planificando cómo nos jode la vida.

pinche escritorcito dijo...

Me gustó...

ahora estoy jodidamente sensible para este tipo de cosas. Me identifiqué, yo también pasé por algo así...

Saludos