jueves, 7 de mayo de 2009

Dieta de Amor

Son las 10:45 pm. Me encuentro sola en mi cuarto, alimentando una melancolía (o mi masoquismo) pensando en ti sin mi.

Como termino, porque termino y como reaccionas ante ello. Es triste que decidieras demostrar que después de todo no estas muerto por dentro pero tan tarde…porque amor tan tarde?

Cielo, te amo. Siempre te amare de alguna manera u otra. Pero este dolor que estoy superando (el dolor que me produce amarte como te amo) cada dia que pasa me lastima menos.

Te ame, como a nadie habia amado. Luche contigo, sin ti y por ti, para que este amor prosperara. Mis ojos estan cansados de llorar, mi cuerpo esta cansado de sufrir, y mi corazon ya tiene miedo de palpitar mas de la cuenta.

En algun momento de las ultimas semanas a tu lado, senti una leve (tan falsa como impuesta) esperanza. Me prometiste tantas cosas (como otras tantas veces) y ninguna fue cumplida. Doy gracias a mi escepticismo ante tus palabras, porque de haber creido ciegamente en ti otra vez, no se si hubiese podido superarlo. Seguro que si, pero tenia miedo a sentir ese dolor otra vez.

Se que me amaste, a veces me amabas mas, otras me amabas menos. Pero jamas dude de lo que sentias. Vivimos emociones, situaciones intensas: alegria, tristeza, dolor, amor…superamos todos los obstáculos hasta que me canse de luchar contra la corriente. Que pensadolo bien es curioso, porq eran corrientes que nos poniamos uno al otro. Tu, que siempre deseaste una relacion sin complicaciones cuando eso no existe, y yo, deseando que aceptaras que nada es perfecto, y que lo que nos haria mejores y mas fuertes era haciéndole frente a todos los problemas que habia. Cerrar cada uno para nunca mas tenerlos que abrir.

Pero tu nunca querias hablar, nunca querias escuchar, nunca deseabas saber, mucho menos opinar. Descuidaste la relacion, y yo batallaba contra eso continuamente. Jamas me conociste bien, porque aguante tanto por amor, por verdadero amor, por tolerancia, por tener paciencia…de haberme conocido, me hubieses valorado mas.

Gracias a mi eres el hombre que eres ahora. Hice lo que pude. Aun no quieres escuchar, y crees que tener novia es tenerla ahí y ya. Nunca tenias detalles, nunca me sorprendiste, nunca te esforzaste realmente por conquistarme cada dia como si fuese el primero. Y yo quiero a alguien que lo haga porque desee conquistarme, y amarme, cada dia como si fuese el ultimo.

Que cuente conmigo y yo poder contar con el.
Que no importa que tan vaca, o palillo este, siempre me haga sentir la mas hermosa para sus ojos. Que de verdad yo sienta que estara ahí para protegerme, para adorarme, para amarme, para regañarme, para bromearme, en fin, no solo para las cosas buenas, sino sencillamente…que sepa y quiera estar.

Yo te miraba cada dia como el hombre de mi vida. Y cuando todo comenzo a decaer, en vez de arreglarlo tu creias que con olvidar, los problemas o discusiones se arreglarian solos…

Por dios Señor X, te amaba tanto…y tu y nadie mas que tu, mataste lo que sentia. Cuantas cartas tengo en mi cuarto, en mis cuadernos, en mis archivos, de todo el dolor que me causabas? y que pocos, poquisimos escritos conservo de haber sido escritos con una sonrisa en los labios.

Cuantas veces me despreciaste? me gritaste? me humillaste?
Y compara ahora, cuantas veces pensaste, lo hice mal, debo hacer algo al respecto.
Cuantas veces me buscaste porque de verdad querias oir mi voz? cuantas veces viniste a caracas para sorprenderme? Dios…lo pienso, y se que estar separados es lo mejor. No se si para ti, pero lo es definitivamente para mi.

Me enseñaste algo que siempre deteste, pero es un mal necesario: ser egoísta.

Jamas volveremos a ser lo que soliamos ser, porque tu no deseas realmente eso, y yo porque jamas volvere a permitir que me pases por encima.
Si algo quedo, si nuestra amistad sobrevivio, luego veremos. Pero no me culpes por no querer seguir sufriendo. No me odies, por cosechar lo que tu mismo sembraste.

Durante años, sufri por desamor. Por peleas inútiles, por tu carácter imposible, por mi paciencia que solia ser tan poca; pero nunca dudes, nunca digas que no te ame, que no me entregue en cuerpo y alma.

Ahora, solo me queda la esperanza, de que esta dieta de amor, llegue a su final.
Me despido con un fragmento de un poema de José Angel Buesa:

“Te digo adiós y acaso con esta despedida
Mi más hermoso sueño muere dentro de mí.
Pero te digo adiós para toda la vida,
Aunque toda la vida siga pensando en ti”

Poema de la despedida

Mil veces buenas noches hasta entonces.

Nota: Esto fue escrito a finales del año 2006...


2 comentarios:

YaneR dijo...

Sin duda alguna, va para mi archivito personal. Qué post. Alteró mi piel. :)

carly dijo...

ay gracias xD y es mas viejooo